Arte en línea
CULTURA D.F.  
  MUJERÍO - ROPERÍO
  J A Z Z
  FOTOGRAFI-ARTE
  LETRAS
  => Blanca Estela Roth
  => José Manuel Ruiz Regil
  ReflejArte ¡Siguenos!
  Contacto
Copyright
José Manuel Ruiz Regil

D.F.

Por José Manuel Ruiz Regil

 

 

Tierra fangosa  e hirsuta

a la vez meliflua y trepidante

Olla de escarabajos ardientes

río de huesos musicales

Sonaja de cadáveres vivientes / engendros

 ávidos de respuestas

Gran signo de admiración en el que todo mundo busca

Enorme vagina que anida racimos de especies

( todas deseando germinar e imponer su huella)

 

Nebulosa ur-bre trashumante           inhumana      traidora         hedionda

Trasiego de conciencias

Desamparado cúmulo de vacíos en cascada

Carrusel multicolor de neurosis colectivas              Compartidas y únicas impensadas

 Alucinadas

Dínamo bestial

propulsor a chorro donde el que viaja lento va a un cuarto

 de la velocidad de la luz

(por su lastre de vicios, deudas, taras postales o herencias lingüísticas

 –o es turista-)

Ciudad de México

Andén indetenible donde se transborda al tiempo

de la tercia paralela

Presente

pasado                                                                                              y futuro

en un chilan-segundo

Subterránea

 Transterránea

terrena y virtual

 Aérea

Mullida

Fingida

Auténtica hasta la duda

 Ficticia

 mendiga y

palaciega

Millonaria                              Paupérrima

Ostentosa

Devotamente atea por parte de padre

mística por partida de madre

 

Ciudad sagrada sin dios

Nido de serpientes que espera en el silencio aullido

la eclosión definitiva del huevo dominante –que nunca ocurre-

 

Popurrí de flor extinta, Xoloescuincle y pavo real

Sinfonía de metales

Resplandores

Estallidos

 

Drapeado genético

Cristalización del emplomado que es a la vez piedra

luz y agua

Infierno sacrificial

Reciedumbre inarmónica de la inercia

Desfase temporal al unísono de batuta

 

Me subyuga tu laicismo monacal

Adoro tus atavismos centrípetos

Sitio tus metástasis

Habito tus estadios autoinmunes

tus inmunodeficiencias –adquiridas o innatas-

 

Por eso te persigo como a perra en celo

te espío y rastreo, para no perderme tus latidos

para hundirme en tu sopor de escote trasudado

 

 

Por los barrios de las coincidencias te seduzco

Me pretendo dueño de tus noches

amante favorito a quien tu suerte entregues

acechanza de muerte nos mantiene en pie

sobre la piedra sacrificial del día a día.

 

26 de noviembre de 2010 Sanborns los Azulejos


País de cartón-piedra

Por José Manuel Ruiz Regil

Septiembre 16 del 2010

Acaté las prescripciones presidenciales que invitaban a no asistir a las plazas previendo embotellamientos y empellones, y me quedé en casa viendo al mismo tiempo dos canales en la televisión. Una transmisión conducida por la Adelita del canal de las doncellas y el Sr. López, el de los lentes;  y otra, a cargo del mostacho vengador del periodismo de mercado, Javier Alatorre, a quien acompañaba –oh sorpresa- un nuevo talento Azteca, cuya presencia sembró expectativas frustradas en mí, por su reconocida capacidad crítica y crónica: Pablo Boullosa. Sin embargo, pocas fueron las líneas que dejaron libre la opinión del literato, que obró como una suerte de patiño en el autoelogio mediático.

Grande también fue la decepción al escuchar la narración del locutor de moda, que a ratos parecía querer hacer un ejercicio de autocrítica, pero una especie de superyó corporativo actuaba de brida ideológica y no lo dejaba. -Esta noche tenemos que ser felices. Nos merecemos esta fiesta. Qué maravilla, y otras linduras aplicables también a la descripción fútil de cualquier otro evento de luz y sonido. -Tenemos que bailar al ritmo de esta música como lo hacen las torres virtuales de la catedral. Y toda esa sarta de sandeces que se dicen cuando uno tiene que llenar tiempo al aire y no puede ejercer una crítica profunda porque le cuesta la chamba.

Caray, decía yo, al menos ahorita que se tire un petardito crítico Pablito, de esos que sólo algunos captan y no lo hacen quedar mal. Mi tristeza fue mayor cuando ocupó los últimos segundos para salir de su sonrisa de dummie publicitario bajo la cual se mordía culposamente la lengua –espero- para repetir la última frase del guión que le asignaron: ¡Feliz cumpleaños, México!. No, ese fue el acabose. ¿Qué está pasando con la clase intelectual?, me reclamé a mí mismo. Me consolé pensando que de algo hay que comer.

No perderé tiempo en describir el desborde de merengue y brillantinas que derramaron sobre la arquitectura neoclásica que conforman los principales edificios que rodean el zócalo capitalino, pues quien lea este recado, mensaje, opinión, berrinche, como le quieran llamar, tendrá en su mente el carnaval sincrético de símbolos patrios y folklorismos étnicos en que se convirtió la plaza de la constitución; un delicioso licuado de amnesia neoliberal.

 Ya en los cuadros alegóricos se anunciaba el tinte espectacular que seguiría la fiesta, una vez cumplidas las formalidades de “El grito”, al que por esta ocasión se le añadió, nomás para justificar la propaganda, “vivan los cien años de la revolución”. Dando por sentada la calidad de ejecución de los performances, en cuanto a coordinación, desempeño de los bailarines y oportunidad de los efectos, queda reconocer que Vuela México, danza aérea, fue para mi gusto la propuesta más bella y profunda. Un despliegue de acrobacia que enaltece el espíritu e invita al esfuerzo colectivo. Pienso que fue el menos apreciado. Sobretodo, por el rosario de interjecciones de Adela, quien lejos de acompañar los simbolismos con una reflexión metafórica se detuvo a alabar el esfuerzo gimnástico de los ejecutantes, y la calidad de la malla que los soportaba.

El árbol de la vida de Friedeman no esconde su influencia broadwayana y se edifica a partir de fragmentos descontextualizados de la historia del Cem Anahuac hasta el México contemporáneo, pasando por la visión comercial que el gabacho tiene del nacional. Charros con guitarrones y trompetas, a la manera en que Disney retrató a Pepe Carioca y sus compinches. Franca promiscuidad histórica para lograr conjuntar en una sola pieza todo lo que es y ha sido este territorio atribulado, a lo que Boullosa subtituló atinadamente con una referencia Paziana : “un árbol bien plantado, mas danzante” (Pedra del sol). Comentario que pasó como ripio ante la ausente réplica de Javier.

El coloso que representa al insurgente por antonomasia, no es más que un plagio –homenaje, dice el eufemismo-de la efigie de Michael Jackson en Moscú, y todo lo demás son salpicones de pólvora y verbena de utilería para que el pueblo olvide que nuestro México independiente es hoy uno de los países más dependientes y menos autosuficientes, y el mayor productor de muertos de los últimos años.

Mientras Quetzalcoatl serpentea en la catedral y en todas las plazas de la República se derrama alcohol en memoria de Hidalgo, esperemos que la cruda realidad no nos importune demasiado. Al menos no tanto como a los más de 72 millones de pobres que también quieren festejar. Y de hecho lo hacen. Total, estando cercados por tan bella realidad de cartón piedra, puede ser que hasta desaparezcan. ¡Viva México!

 



Cantata para la cuerda floja


José manuel Ruíz Regil
Colección: Poesía sin permiso
Verso Destierro

 


En gracia
 


Gracias doy al orden infinito,
por el instante primitivo en que
                        todo empezó a ser;
por el fuego y la palabra,
que es raíces, tierra y vuelo;
por el agua y por el canto,
viento acompasado, oración
balsámica del alma;
por la eterna bondad
del pensamiento; por el aire y
el elixir mariposa de mis sueños;
                         por la verdad,
que nos hace parecernos al cielo,
con sus nubels de dolor y sus
atardeceres místicos, fuente
perenne de tranquilidad, surtidor
de incertidumbres y misterios,

Gracias doy al corazón,
que se inventó para explicar
la gracia
                       de la soledad,
Aleph de paradojas,
manantial absoluto 
                       de sabiduría.

En gracia canto y oro,
alcanzo el vibrar del horizonte,
                        elevo mi voz,
soy uno solo.


 





ARTE EN MÉXICO  
  El propietario de ésta página no ha activado todavía el extra "Lista Top"!  
Visita nuestro espacio en FACEBOOK  
   
Publicidad  
   
EDITORIAL  
  ¿Derecha, izquierda, centro?

Como ciudadana consciente, tengo preocupaciones sociales, creo seguir una línea política, tener un pensamiento político. Sin embargo, no pertenezco ni me identifico con ningún partido; el único al cual me siento afiliado es al de la reflexión, de la escritura y de la creación plástica. Y este es humanista e universal.
No puedo abrazar un dogma, una ideología, porque eso pertenece al reino de las relaciones de fuerza. Pero eso sí, tengo principios, unos principios demasiado sencillos posiblemente; intentar conservar la cabeza fría y lo ojos abiertos, no dejarse llevar por la ira, no meter pluma o pincel en hiel o vinagre, causar el menor daño posible en el espacio cívico.
Y dentro de mis posibilidades, aportar, crear y recrear en mi mundo, en el de todos. Siendo fiel al Creador de la vida misma.

Constanza Yáñez
 
CONTACTO  
  reflejarte@prodigy.net.mx  
Facebook  
  ReflejArte Arte en Línea  
Hoy habia 12589 visitantes (22325 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=